Cómo ser un diseñador independiente y no perecer en el intento

Existe un terrible problema en el mundo de los diseñadores independientes y es la incertidumbre total a la hora de realizar trabajos para alguien.

En los comienzos, muchas veces me preguntaba qué hay que hacer para que un proceso de diseño sea uniforme. Sí, ya saben de lo que hablo: hablar con un cliente; escuchar su necesidad; sentarse y hacer un esquema de todo; hacer un borrador; ejecutar el tramo final de diseño, cobrar el trabajo y sentirte contento de haber hecho esa labor, sin haber imaginado al cliente como un diablo.

Muchas de estas cosas las habrán vivido de manera satisfactoria, al menos, una vez en la vida. Y es probable, como que llueve en París, que habréis sufrido otras en mayor cantidad. Estas cosas que uno sufre o sufrió, son producto de nuestro conocimiento, entorno de trabajo, política de empresa y de la ignorancia de nuestro cliente. Estas cosas hacen que, la profesión de diseñador en internet se equivalga casi al de un trabajo de esclavo.

Si tengo que empezar por matar a alguien, no usaré al cliente como primera víctima, porque es la fácil y no la más obvia de todas. El diseñador es la primera víctima. Todos los males, todas las paridas que se comen, las horas sin dormir, las peleas con la novia no son producto del cliente sino del propio diseñador. Si eres freelance, el que controla el proceso de diseño eres tú, no el cliente. Eres el último que tiene la palabra, puedes decir no, puedes rechazar trabajar en algo, no estás obligado a sufrir y ningún cliente tiene ni tendrá compasión por ti, recuerda esto. Por ende, empezaremos por ahí.

Este texto de aquí arriba pertenece a un fantástico post que han publicado en minid, se trata de una serie de consejos para los que pretenden ganarse la vida como diseñadores independientes. No te pierdas el resto del post, tiene muy buenos consejos.

Deja un comentario

Required fields are marked *.